Inyecciones para adelgazar

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×

inyecciones para perder peso

No hay ningún tipo de inyección que sea recomendable para el tratamiento de personas obesas. Sólo hay que administrarles medicinas por vía oral. La inyección dietética más común es la gonadotrofina coriónica humana, que se administra diariamente y va acompañada de una dieta de 500 calorías.

Es una hormona del embarazo y se le supone capaz de hacer que todas las grasas queden en disposición de ser quemadas cuando se haga régimen. Después de estudiarla durante un tiempo, los médicos descubrieron que lo efectivo para adelgazar rápido era la dieta de 500 calorías, no las inyecciones.

Operación de desvío

Es uno de los métodos más nuevos y asombrosos para tratar la obesidad extrema, aplicable a las adolescentes que deban perder más de 45 kilos. Con esta técnica se reduce el estómago a menos de la mitad de su tamaño original, cosiendo y cerrando su parte inferior. Con ello se come menos, se pierde el deseo por los alimentos ricos en hidratos de carbono, se harta uno con más facilidad y no es molesto hacer régimen porque no se tiene hambre. De hecho, si se come un poco más de lo normal, se vomita. Desde luego, es drástico pero, aunque suene horrible, ha demostrado ser inocuo.

Cuando oí hablar de esta técnica por primera vez, la idea me horrorizó. Pero ahora, cuando veo en mi consultorio a una chica con más de 45 kilos de más, me doy cuenta de lo difícil que le será quitarse todo ese peso de encima. Podrá adelgazar algo —10, 15, quizá 20 kilos— pero seguirá siendo obesa. Su tarea es excesiva y raramente la completará. En tales situaciones hay que considerar ese tipo de operación. Debe ser efectuada sólo por el cirujano más cualificado, alguien que no sólo conozca la técnica, sino también el tratamiento postoperatorio del paciente.

adelgazar

Lo que hay que saber

Cada cual ya habrá elegido una dieta y está dispuesta a iniciarla inmediatamente. Pero antes es mejor que te conozcas a ti misma, para lo cual es mejor que cojas un cuaderno y tomes notas.

La propia naturaleza física

¿Cuánto pesabas al nacer? Es interesante especular sobre si se vino a este mundo con demasiadas células grasas o si éstas se desarrollaron más tarde. Los expertos tratan todavía de determinar en qué momento se adquieren las células grasas extra: en los dos primeros años de vida, en los seis primeros meses o en el último trimestre del embarazo materno…

¿Fuiste alimentada con pecho o con biberón? Muchas de mis pacientes ignoran cómo fueron alimentadas de pequeñas, pero una inmensa proporción de madres me dice que lo fueron con biberón. Esto puede ser debido a que hace doce o veinte años no estaba tan de moda como ahora alimentar con el pecho.

Aunque no hay una gran diferencia calórica entre la leche materna y la de vaca (esta última tiene más proteínas y menos hidratos de carbono), los bebés alimentados con pecho tienen menos probabilidades de ser sobrealimentados. Es más normal que el niño deje de mamar cuando ya no tiene hambre que la madre deje de darle el biberón cuando cree que está harto.

¿Cómo era tu apetito de pequeña? ¿Comías bien, vaciando siempre el plato, o eras melindrosa? ¿Tenían que darte golosinas para que comieras?

¿Has sido delgada alguna vez? ¿Cuándo dejaste de serlo? Muchas chicas que nunca habían tenido problemas de peso empezaron a engordar al suceder algo que redujo su nivel normal de actividad. Por ejemplo, serles extraídas las amígdalas, salir del hospital con fuerte dolor de garganta y ser alimentadas por la familia a base de helados para calmar el dolor. Al comer en gran cantidad y permanecer en cama, cuando se levantaron ya habían empezado a estar gordas.

familia

Lo que hay que saber de la familia

¿Cómo afronta la familia tu problema de peso? ¿Lo ignora? Quizá teme herir tus sentimientos. Buenas personas pero equivocadas. Crees que lo ignoran porque les gustas de cualquier manera?
O bien han tratado de discutirlo contigo y tú los has ignorado?
Quizá son dados a comportamientos extremos, te fuerzan a comer diciendo: “Come! Es bueno”. “El mundo entero se muere de hambre y tú te dejas medio plato.”

También es posible que sean de esos padres que están constantemente encima de una: “Deja de comer!” “No comas eso.” “¿Crees que tienes que comer eso?” “Estás demasiado gorda.” La mayoría de las adolescentes se rebelan contra unos padres así. Desgraciadamente, la forma más natural de rebelarse contra alguien que nos apremia a hacer régimen consiste en comer.